domingo, 21 de febrero de 2010

UNA SENTENCIA DEL TEDH PARA LA DEMOCRACIA EN BOSNIA Y HERZEGOVINA

La Sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) del caso de Sejdic y Finci Vs. Bosnia y Herzegovina (ByH) ha llevado a debate en el país balcánico la cuestión de la reforma de la Constitución, que es parte de los Acuerdos de Paz de Dayton que dieron fin al conflicto armado de la ex Yugoslavia.

La Constitución establece en su Preámbulo que existen 2 categorías de ciudadanos: la formada por los llamados "Pueblos Constituidos" donde encontrmos Bosniacos (43,5%), Croatas (17,4%) y Serbios (31,2%); y la del grupo de "Otros" (2,4%) compuesta por miembros de 17 nacionalidades minoritarias, entre los que destacan albaneses, montenegrinos, checos, italianos, judíos, húngaros, macedonios, alemanes, polacos, gitanos, rumanos, rusos, rutenos, eslovacos, turcos y ucranianos.

El problema actual es que los ciudadanos bosnios que pertenecen al grupor de "Otros" no disfrutan del derecho a ser elegidos electoralmente para la presidencia de ByH. Es por ello que Dervo Sejdic, policía de nacionalidad bosnia y de etnia gitana, junto con Jacob Finci, ex lider de la comunidad judía, bosnio de nacionalidad y actual embajador de Bosnia en Suiza, presentaron su queja ante el TEDH, obteniendo una Sentencia favorable que ha dado píe a un intenso debate sobre la necesidad de una reforma constitucional para evitar que continúen las discriminaciones de los ciudadanos dentro de ByH.

Las complicaciones las encontramos no en el debate, pues su existencia denota una voluntad de cambio por parte de la mayoría, sino en la imposibilidad de llevar a cabo dicho cambio antes de las elecciones de octubre de 2010, pues debería realizarse la reforma 150 días antes, lo que sitúa la fecha tope a finales de abril, y señores, tal y como están las cosas, ni el grupo más trabajador de juristas (basándonos en los baremos de eficiencia alemana) podría conseguirlo a tiempo entre tantos dimes y diretes como existen entre los distintos grupos políticos del país.

Así pues, la realidad es que, a no ser que cambien mucho las cosas de aquí a un par de meses, los ciudadanos que pertenecen al grupo "Otros" continuarán siendo discriminados hasta las siguientes elecciones de 2014, por lo que según la Sentencia del TEDH, continuará violándose el artículo 14 (prohibición de la discriminación) de la Convención Europea de Derechos Humanos, en relación con el artículo 3 del Protocolo nº 1 (derecho a elecciones libres), así como el artículo 1 del Protocolo nº 12 (prohibición general de la discriminación).

Y volviendo al tema del debate, lejos de estancarse en la igualdad entre los ciudadanos pertencecientes a los "Pueblos constituidos" y al grupo de "Otros", el debate se ha visto ampliado a todos los ciudadanos bosnios:
Según Beriz Belkic, miembro de la Casa de los Representantes de la Asamblea Parlamentaria de Bosnia y Herzegovina, hay dos tipos de discriminación: una general entre el grupo de "Pueblos Constituidos" y el grupo de "Otros", y una discriminación territorial como consecuencia de la división del país en dos entidades, la República Srpska de mayoría serbia (ortodoxa) y la Federación de Bosnia y Herzegovina con mayoría bosniaca (musulmanes) y corata (católica), postura que apoya Thomas Markert (Comisión Europea para las Democracias a través de la ley) que opina que todos los ciudadanos de ByH están discriminados de una u otra manera, opinion compartida también por Gordan Milosevic, Consejero del Presidente de la República Srpska que considera que todo ciudadano bosnio, independientemente de si pertence a la República Srpska o a la Federación o si es miembro de uno de los "Pueblos Constituidos" o del grupo de "Otros", debería tener derecho de voto y derecho a ser elegido en las dos entidades.

Estos derechos han de estar especialmente garantizados a raíz de convertirse ByH en Miembro del Consejo de Europa en 2002, y a raíz de la publicación hace 2 años de la resolución (1626/2008) "Honouring of obligations and commitments by Bosnia and Herzegovina" en la que se solicitaba la reforma de la Constitución antes de las próximas elecciones del 2010 pues, de no realizarse, se continuaría violando lo establecido por el Consejo de Europa. Además hay que tener presente que Bosnia es estado miembro del Convenio-Marco para la Protección de las Minorías Nacionales.

En cualquier caso, según el Profesor Jean-Claude Scholsem, miembro de la Comisión Europea para la Democracias a través de la Ley del Consejo de Europa, la reforma constitucional precisa de la aceptación de todos los "Pueblos Constituidos" y esta reforma es fundamental para que ByH mantenga buenas relaciones a nivel europeo e internacional, ya que de lo contrario se podría llegar hasta el punto, extremo pero posible, de suspender al Estado de Bosnia y Herzegovina del Consejo Europeo, e incluso suspender el Acuerdo de Asociación y Estabilización (primer pacto formal de un estado para llegar a ser miembro de la Unión Europea), poniéndonos, por supeusto en la más última y drástica circunstancia.

Este debate ha puesto de manifiesto la realidad de que el simple hecho de tener un sistema electoral basado en diferentes etnias ya supone una discriminación para los ciudadanos de Bosnia y Herzegovina, pero no solo para las minorías, sino para todos.

Los señores Finci y Sejdic, en el intento de defender sus causas particulares, han dado el primer paso en un largo camino para conseguir la igualdad electoral entre todos los ciudadanos de ByH, igualdad que de momento se retrasará hasta las elecciones de 2014, y esperemos que no más, ya que el problema étnico supone un gran obstáculo para ByH y su objetivo de entrar en la Unión Europea.