jueves, 17 de septiembre de 2009

ASF-SPAIN, RGO CAMERÚN. Canciones desde Africa

Septiembre 2007.
Había escuchado desde pequeña las historias de mi abuela que iba y venía de un lado a otro con niños malitos, pero aquella mañana estaba a punto de empezar mi primera misión para ASF, ni mas ni menos que a mi querida África, 5 días en Camerun, lidiando con las distintas adversidades enviadas por la "diosa" del orfanato Rhema Grace, yo sola. Debía hacerlo bien. Tenía la genética y las ganas de ayudar de mi parte, la inexperiencia y occidentalidad en mi contra. Nuestros compañeros del Aeropuerto de París, en concreto una señorita de tierra, que debía haber sido "Miss Simpatía 1912", casi me hace perder el avión a Douala. Negociaciones, sudores, carreras, abrochense los cinturones, se van a África.

Samuel tardó en llegar, pero apareció con Napoleón. santo varón al que le pondría la cabeza como un bombo llevándome de un sitio para otro. Todo sea por los niños, pobre... no sabía donde se metía conmigo. Samuel y su mujer me obligaron, porque no me dieron opción a decidir, a dormir en su casa. Me faltaban años y color para estar sola en el Hostel, y le causaría problemas de sueño. Así que yo feliz y el pudo dormir tranquilo.

Al día siguiente empezó todo el jaleo. Había que hacer muchas cosas, y casi no tenía días. Lo primero, orfanato y niños... esos niños que son el sentido de nuestro trabajo, por quienes las dificultades de los viajes nos llegan a saber dulces, y a los que muchos de nosotros, por no decir todos, nos gustaría meter a todos los huérfanos en la maleta y traerlos a España, comértelos con patatas o a besos, cuidarlos y educarlos... por no hablar de bañarlos con jabón y limpiarles los mocos. Pero sabemos que en muchos casos eso no es posible. así que nos queda la segunda opción, permitida por las autoridades españolas y de los países que visitamos: TRABAJO IN SITU.
Ve al colegio, habla con profesores, las mosquiteras, los libros ¿cuántas pizarras faltan?, hay que limpiar el culito a ese bebé, un beso para el otro. "¿la comida de los nenes está lista?", el libro de cuentas, saber cuántos trabajan aquí, vamos al mercado, "bajame el precio que vendrán más de mi organización". Compra más libros, paga esto, ahora lo otro, un caramelo para un niño, una piruleta para el otro, madruga, la pastilla de la malaria...

De repente me acabo de dar cuenta que ya estoy en el avión, cansada, sucia y destrozada, pero satisfecha. Quedan algunos temas pendientes para la próxima misión (esto es África), pero me he quedado cerca. Abróchense los cinturones, vuelven a SU realidad... se me cierran los ojos, y me veo de nuevo en el Camerún, esta vez más de 5 días, con más dinero y tiempo para hacer más cosas, ayudar más, dar más besos a los bebes y jugar más con los niños. Verles reír, comer, están sanos y van al colegio, un sentimiento de responsabilidad materna ha nacido en mí y aún me quedan años para estar preparada para tener hijos, pero parece que ya he empezado a ir por ese camino. Ellos han entrado en mi vida, yo espero que en la suya, o por lo menos haberla mejorado.

Como diría un amigo sudafricano sobre mi amor por esa tierra africana: estaba UBUNTU a África, "conectada". Otra vez estaba conectada, otra vez UBUNTU, UBUNTU para siempre con estos niños de África.



Niños del Rhema Grace limpiando la ropa en el rio. Camerún. ASF-ESPAÑA.


En el cole. Camerún. ASF-ESPAÑA.



La Seño del cole. Camerún. ASF-ESPAÑA.


Nieves. La niña más seria de África. Camerún. ASF-ESPAÑA

Niños cantando a la salida del colegio de Limbe



Clase de Preescolar