jueves, 6 de septiembre de 2012

MAD-GIG. Ronda IBERIA



Parece ser que de tanto escribir a unos y a otros, alguien debió pensar que que la única manera de que les dejara en paz, era publicandome algo, siendo los primeros en ceder a mi persistencia los de la revista RONDA IBERIA, que sacaron este artículo en el mes de agosto. Ahí os lo dejo, espero que os guste:







Las medallas del equipo español: 1 oro y 1 bronce. ¡Ole!


 ESQUIANDO EN LOS BALCANES



Ahí estaba yo,  primero de enero, en un aeropuerto perdido del centro de Europa, frente a una avioneta en la que (no se muy bien cómo) deberíamos entrar 19 bosnios (con el correspondiente tamaño de “armario empotrado”) todos mis enseres para sobrevivir 6 meses, entre los que se encontraba mi equipo de esquí, y yo; todo esto en medio de una perfecta tormenta de nieve. “No se preocupe” dijo el piloto “yo les pongo el concierto de año nuevo y ya verá que bien volamos a Sarajevo”. Sonreí ante el surrealismo de la situación y pensé que ese iba a ser un buen año.

Escuchando a la Filarmónica de Viena aterrizamos en Sarajevo y su invierno, que cerca la ciudad de la que nadie sale hasta primavera debido al mal tiempo y el estado de las carreteras; periodo en el que sus gentes solo pueden hacer una cosa: ESQUIAR.

El equipo español antes de bajar por donde ya lo hicieron nuestros olímpicos en las Olimpiadas de Sarajevo
Y así transcurrió mi invierno entre Jahorina (la estación bosnio-serbia) y Bjelasnica (en la zona bosniaca), hasta que llegó la primavera, el poco cuidado de las estaciones hizo que esquiar se convirtiera en una tortura para las tablas, pero aún quedaba el “acontecimiento social” por excelencia del año: ¡La Carrera de Fin de Temporada en Jahorina!. Allí fuimos un grupo de españoles como únicos representantes de la comunidad internacional, dispuestos a pasar un buen día y si era posible, ganar alguna medalla. La carrera resultó ser una fiesta entre amigos, con brindis antes y después de los descensos, trampas que todos reían mientras que uno de los organizadores las retransmitía a gritos con un megáfono, rifas y fiesta con carnes, quesos, rakia, cerveza y por supuesto, no podía faltar el cava español que había heredado de unos militares españoles que terminaron su misión y que reservaba para una ocasión especial.

Fue un gran día, pero una de las cosas que más me gustaron, fue cuando en medio de la fiesta se me acercaron dos borrachos, abrazados y cantando canciones imposibles de entender, se presentaron “aquí mi amigo es serbio, y yo musulmán ¿Y sabes qué? en la montaña todos somos hermanos y no hay luchas. Así es la montaña y así somos los que en ella vivimos. Debería ser igual en todo nuestro país” alzaron los vasos de rakia mientras yo hacia lo mismo con el cava y brindamos: ¡POR LA PAZ!


Refugio en el que se quedó nuestra bandera.
Carnes y Birras para la fiesta

Equipo y amigos después de un gran día









9 comentarios:

  1. Me ha encantado Blanqui!!
    La que vale, vale!! jejeje.
    A ver si hacemos un huequín, sobre todo yo, y nos vemos... que hasta octubre no piso el tatami a este paso!!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡Gracias Mamen!!! Me encanta que te encante. ¡jeje! Cuando quieras nos vemos, beso

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por la publicación. Se te da bien eso de escribir. Me parece interesante tu blog. Te considero una exploradora y aventurera de países ignotos.
    Siempre hay un rincón por descubrir. Creo que esa es tu filosofía y tu perenne sueño. Un saludo.

    P.D. No soy un robot,je,je, soy un antiguo compañero del colegio Santo Tomás y Escolapias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias "Anónimo"! ¿Un robot? ¿quien eres? jeje

      Eliminar
  4. Lo del robot lo decía porque antes de publicar los comentarios sale un mensaje diciendo "demuestra que no eres un robot"(sic)y te pide introducir unos caracteres,je,je.
    Soy aquel chaval peleado con la vida que se pasaba los recreos estudiando en la biblioteca del Santo Tomás. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Que mala memoria, mira que no acordarte de mi...pero si sólo han pasado 12 años de nada.

    ResponderEliminar
  6. Soy Jesús, compañero de Raúl en el Santo Tomás y de Ángel en el Calasanz.

    ResponderEliminar
  7. Y desde ahora seré seguidor de tus singladuras por el mundo a través de éste blog. Un saludo y hasta pronto.

    ResponderEliminar