domingo, 7 de marzo de 2010

LOS DIOSES BALCÁNICOS ESCUCHARON NUESTRAS PLEGARIAS

Después de escribir el artículo anterior, el sábado recibí la respuesta de los dioses balcánicos a los que tanto había rezado, no sólo me dieron una estación llena de nieve virgen y nadie que nos robara palas para estrenar, sino que además nos bendijeron con sol... No presté atención alguna al "Monte Negro de la lejanía" del que hablaba antes, estaba muy ocupada esquiando o mejor dicho, disfrutando y riendo con mis amigos mientras sólo alcanzábamos a decir: ¡My hair and legs are burning!
La Biblioteca Nacional de Sarajevo. Como todo buen día de esquí, empieza con una buena nevada...


Que bonitos se ven los Balcanes cuando hay luz y cielo azul.




Buenos momentos solo posibles después de un buen "paquetón". caer de boca, meter la cabeza 1 metro en la nieve, voltereta y ... risas! lo malo viene ahora: encontrar mi esquí.



Un caballero tomando el sol.




jejeje....




Caseta de salida para las pruebas femeninas en las Olimpiadas de 1984 en Jahorina.




Un fin de semana perfecto. El mejor desde que llegué a la ex Yugoslavia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario